¿Tienes la oportunidad de tener una profesión?, ¿has logrado conseguir un buen empleo?, ¿viajas a otros lugares para conocer sus culturas? Sin embargo, sufres a diario con el congestionamiento vehicular, ves basura tirada en las pistas, en las calles ves niños trabajando en lugar de estar estudiando para desarrollar sus habilidades. Entonces, déjame preguntarte algo: ¿Alguna vez has hecho algo para cambiar esta realidad?

Estamos en un mundo cambiante donde la tecnología y la innovación están potenciando las capacidades de las empresas para brindar un mejor servicio a sus clientes y ser más rentables. Sin embargo, esta transformación no debe ser exclusiva para las empresas, sino que también podría ser aplicada a temas sociales y así mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

En los últimos años estamos escuchando palabras como transformación digital, agilecustomer centric y otros términos que tienen algo en común: todos se basan en generar el máximo valor hacia los clientes. Este cambio de mindset es muy importante, ya que muchas organizaciones se enfocaban solo en la manera que podrían ser más rentables o cómo diseñar sus procesos para que sean baratos, definitivamente brindar un servicio o producto excelente no era la principal prioridad. Incluso muchos de los proyectos y nuevos productos o servicios eran diseñados por personas que solo estaban en sus oficinas y no tenían contacto con los clientes, solo se basaban en los indicadores y su experiencia para hacer lo que consideraban correcto, lo cual muchas veces no era la mejor solución que se pudo haber desarrollado.

Si esto sucede en el sector privado, ya nos imaginamos cómo son los servicios que brindan las entidades públicas: quieres reservar una cita médica lo más pronto posible y te programan una dentro de 6 meses por falta de capacidad o por mucha burocracia, esperar en colas por más de 40 minutos hasta que llegue el Metropolitano y puedas dirigirte hacia tu destino, esperar más de 10 minutos para cruzar una avenida porque la programación de los semáforos no es la más adecuada, recibir clases de poca calidad en colegios estatales que no garantizan que los alumnos desarrollen las habilidades necesarias para afrontar los desafíos personales y profesionales en la vida, y muchos casos más.

¿Entonces se imaginan qué es lo que sucedería si los ciudadanos cambian ese malestar e indignación y deciden transformar sus ciudades gracias a la innovación, el trabajo en equipo, la tecnología y el deseo de tener un mejor lugar para vivir?

Es así que nace Ayllu Lab, un laboratorio de innovación ciudadana donde las personas podrán aprender, compartir y trabajar juntos para diseñar e implementar soluciones a los desafíos que presentan en sus distritos. Los ciudadanos no podemos quedarnos sentados con los brazos cruzados esperando que solamente las autoridades busquen mejorar el lugar donde vivimos, es hora que tomemos acción y transformemos nuestros distritos en el lugar en el que deseamos vivir.

El país que deseamos está en el valor de sus ciudadanos.

Nuestro propósito es darle a las personas el poder para cambiar el mundo con soluciones innovadoras, y confiamos que juntos podremos generar estas soluciones de impacto a través de la innovación social.

Si tienes algún proyecto o iniciativa en mente que crees que podemos trabajar juntos mejorar nuestro país, escríbenos.

Sé parte de esta gran revolución y síguenos en nuestras redes sociales:

A %d blogueros les gusta esto:
A %d blogueros les gusta esto: